Mira la Final del Bailando por un sueño Bolivia 2017 Julio, Los participantes que llegaron a la semana final y que tienen la posibilidad de llegar a la Gran Final son: Fabrizio Dos Santos & Anisia Dos Reis, Alex Durañona & Constanza Kovalenko, Fabricio Guachalla & Marcelo Guachalla, David Dionich & Paola Saavedra, Marina Palomino y Alvaro Cavero.
Y los Finalistas que compiten en la Gran Final Son: Ronald Ramos & Tania Marzana, Marina Palomino y Álvaro Cavero, Alex Durañona y Constanza Kovalenko y Los gemelos Fabricio y Marcelo Guachalla.
Apoya compartiendo la página eso inspira a seguir publicando Día a día.
Parte 01 Final Bailando Bolivia mientras te dejamos con el programa del día 27 de Julio 
Parte 01

Parte 02

Parte 03


Parte 04


Siguenos en face 
Ya lo sabes puedes comentar con tu facebook:
Hola, mi nombre es Eric pero uso mi alias Hotsixout y estas son mis ilustraciones, así es como se presenta este illustrador, del cual no puedo ver mucho de su trabajo debido a que es de tiempo que publica, sin embargo tambien te comparto su deviantArt el cual es HotsixOut y adicionalmente tambien te comparto su página de face Hotsixout. Este articulo pertenece a la serie de publicaciones relacionadas con Illustradores y afines a ese arte, sin mas preambulo te comparto su trabajo y las palabras con las cual el las comparte.


Nada es demasiado grande que la música
La música es poder!
La música siempre salvo mi vida, posiblemente hoy estaría muerto, siempre relaciono mi arte con la muerte, pero desde el 2013 volví a nacer con la canción The Apparent Thaw de Innernoir la parte de los 1:43 es realmente triste y hermosa.
En esos días el dolor en mi pecho nunca acababa por mas que yo buscara todas las formas y muchas canciones estuvieron a mi lado, como la canción Makes Me Feel Like Shit (Me haces sentir como una mierda) de Nemertines realmente es una especie de salvación.
Pero la canción que mas me marco fue The Hell I Was In (El infierno en el que estaba) de Nemertines ahí finalmente pude asimilar el dolor, no importaba si estaba cortado o sangrando esa canción sonaba jodidamente pesada y tenia un poder aplastante lo suficiente para hacerme con pensamientos budistas, la ultima parte el sonido te eleva y el final de esta canción, te juro que con ese acorde de Re nadie nos va aplastar porque es realmente brutal, con una octava abajo golpeando.
Y con la canción Iwantyou (Te Deseo) sentí el verdadero miedo de morir despertar asustado después de esas sensaciones. Mi instrumento favorito es el Arpa, tan celestial.






Tambien te puede interesar ver el siguiente articulo: Historia estilo "Anime" con personajes Bolivianos, Cosas Raras e Interesantes que encontre

Si eres alguien que realiza illustraciones o esta metida en el mundo artistico mandame un inbox a la página de face: Cochabandido y viendo el contenido lo decidiremos publicarlo saludos y gracias por chekar.
Ya lo sabes puedes comentar con tu facebook:
Después de más de 20 años de investigaciones y experimentos en animales, el investigador químico-botánico Miguel Tárraga afirmó ayer que descubrió la cura contra el cáncer. Tres pacientes que padecían la enfermedad dijeron estar “totalmente curados” con la fórmula.

La impotencia de no tener una cura contra el cáncer y salvar de la muerte a dos de sus familiares (madre y hermano mayor) empujó a Tárraga a buscar en las plantas una medicina. Tras años de estudios y aprendizaje empírico descubrió ciertas propiedades de la savia de algunas plantas, que combinó con la sábila.

“Examiné las propiedades curativas de la sábila (aloe vera) y otras plantas medicinales; elaboré productos y comencé a realizar pruebas en animales enfermos (ratones) con buen resultado. Fueron 27 años de trabajo y pasé a tratar a pacientes con cáncer desahuciados y de escasos recursos con rotundo éxito”, indicó.

El primer paciente de Tárraga fue un niño de cuatro años, de Villa Montes, quien padecía de higroma quístico (anomalía congénita de protuberancias anormales que aparecen en el cuello o cabeza del bebé); los médicos del hospital Japonés de Santa Cruz lo intervinieron, pero no lograron nada hasta que lo trató el médico naturista. “Hoy está en un 99% curado”, señaló. Al igual que el pequeño, otros 202 pacientes fueron o están en tratamiento en Tarija y La Paz para curarse de cualquier tipo de cáncer.

Tres de los pacientes hablaron con La Razón y mostraron exámenes de laboratorio que especifican el tipo de cáncer que padecían. Manifestaron que fueron sometidos a quimioterapias o radioterapias sin ningún buen resultado. Ayer, los tres expresaron que después de ser desahuciados hoy están “muy saludables”.
El director de Medicina Tradicional del Ministerio de Salud, Víctor Chojyore, que también escuchó los testimonios, dijo que conoce y hace un seguimiento al trabajo de Tárraga; luego anunció que informará a la autoridad para apoyar en lo que se requiera. “Esperamos que el mundo entero se entere de este gran descubrimiento. Estoy realizando un seguimiento a todo su trabajo y no es un fraude, los testimonios son verídicos”.

El investigador llegó por primera vez a La Paz en octubre de 2015, para pedir al presidente Evo Morales ayuda y así patentar el producto que elaboró, pero la carta de audiencia fue derivada a la ministra de Salud, Ariana Campero, quien a su vez la delegó a un subalterno. “Volví porque tenía la esperanza de tener una respuesta favorable, como no la tengo, voy a buscar otro tipo de apoyo, porque necesito que se patente este medicamento y hacer una fundación para atender y curar de forma gratuita a la gente que tiene cáncer”.

Consultas al
74634736
Miguel Tárraga Ruiz

Datos de médico empírico

FamiliaNació en el seno de la familia Tárraga Ruiz, en la población potosina de Villazón. Eran cinco hermanos, el mayor, Wilson, murió por cáncer de hígado, luego falleció su madre de cáncer de huesos.

Estudios
Estudió Ingeniería Química en la Universidad San Francisco Xavier, luego se capacitó empíricamente, con los libros de sus hermanos médicos, en botánica, medicina, laboratorio y  medicina naturista. Vive en Villa Montes.
Relato de pacientes tratados en La Paz
No tenía esperanza, Estoy curado: Miguel Estrada tenía un tumor en el cuello

“En Argentina detectaron que tenía un tumor en la garganta y que debía estar con radio y quimioterapias. Regresé al país sin esperanzas, pero mi familia ubicó al doctor. Estoy curado”.
Los médicos me desahuciaron: Elena Hurtado padecía cáncer de ovario

“Después de años de dolor, en 2015 me detectaron cáncer de ovario; tuve seis quimioterapias, luego los médicos me desahuciaron. Por el doctor Miguel estoy viva y muy sana”.

En una semana me puse mejor: A Amio Salas le detectaron cáncer de hígado
“El año pasado me sometieron a varias cirugías, pero seguía mal y con dolor; los médicos me dijeron que no había cura, pero me atendió el doctor y en una semana me puse mejor”.

Fuente: La razon
Ya lo sabes puedes comentar con tu facebook:
Generalmente la Diferencia se hace trabajando y en cancha, por que en la universidad es mucha teoria y de eso mismo debio darse cuenta Esteban Quispe, el sistema educativo escolar y el universitario en muchas de sus areas esta obsoleto, pero eso es para otro articulo te dejo con la nota completa de las razones por las que Esteban Quispe prefiere su taller.

El joven inventor prefiere no hablar sobre su decisión de abandonar la universidad a la que asistió por un tiempo, pero enfatiza que su lugar favorito es su "laboratorio", un pequeño cuarto de adobe y cemento, rodeado de barriles de metal y cajas de cartón con sus herramientas y asientos hechos de tronco de árbol.
El joven aymara Esteban Quispe, conocido como "el genio boliviano de la robótica", ha comenzado a ganar un reconocimiento internacional pero prefiere seguir creando en su humilde taller y ha rechazado la beca en una universidad privada.
El genio de Patacamaya crea el Wall-E boliviano
Desde que hace un tiempo sorprendió en su país al construir con piezas recicladas en un basurero al Wall-E boliviano, una réplica del robot de la película Wall-E, Quispe no ha dejado de crear y ahora trabaja en una docena de máquinas, según cuenta a Efe.

Su potencial creativo en medio de las necesidades materiales que afronta en su casa en el pueblo de Patacamaya, a 104 kilómetros al sureste de La Paz, le ha valido hace poco ser invitado a Washington por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) para participar del evento "Demand Solutions" (Ideas para mejorar vidas).

Durante ese viaje, la empresa Google también lo invitó a visitar sus instalaciones y ha recibido ofertas de trabajo de empresas de fuera, por ejemplo una colombiana, pero su inspiración está centrada en las necesidades de la comunidad andina agrícola donde vive.

Quispe, de 18 años, terminó sus estudios colegiales en Patacamaya y pese a que fue becado por la Universidad Católica Boliviana "San Pablo" de La Paz para estudiar Ingeniería Mecatrónica, decidió abandonar esa casa superior de estudios alegando razones personales.

El joven inventor prefiere no hablar sobre su decisión de abandonar la universidad a la que asistió por un tiempo, pero enfatiza que su lugar favorito es su "laboratorio", un pequeño cuarto de adobe y cemento, rodeado de barriles de metal y cajas de cartón con sus herramientas y asientos hechos de tronco de árbol.

Quispe explica que su "pasión y capacidad innata" para la robótica surgieron de su necesidad y que su sueño es ayudar a su comunidad, donde la población es aimara.
"Hay muchas personas que tienen conocimiento, pero pocos hombres tienen inteligencia para buscar estrategias que ayuden a su comunidad y yo quiero ayudar a mi comunidad", subraya el joven.

Cuenta que su primer contacto con la robótica se dio por la falta de dinero de sus padres para comprarle un juguete, por lo cual, a sus 12 años, empezó a fabricar sus propios artefactos.

Su primera creación fue un "miniauto fantástico", un coche con luces hecho con material reciclado con un "circuito inteligente" que le permite avanzar en la sombra hasta encontrar la luz.

También creó un cubo "inteligente" que produce luces con diferentes formas geométricas y ahora sueña con ayudar a su comunidad a subsanar sus necesidades agrícolas con la tecnología.

Su proyecto es crear un robot agricultor que se llamará Quichu o Esqui, denominación resultante de la combinación de las primeras sílabas de su nombre, Esteban Quispe Churata.

El prototipo del robot, cuya función es sembrar, estaría listo en febrero, sin embargo para realizar una producción en serie, "se necesita mucha inversión", reconoce el inventor.

Siempre preocupado por el campo, donde está la mayor pobreza en Bolivia, Quispe también sueña con tener su propia empresa tecnológica para buscar formas de corriente inalámbrica para uso masivo en su país garantizando que la energía llegue al área rural.

"Las personas de las áreas rurales necesitan apoyo. Lo que tendríamos que hacer es darles corriente eléctrica porque si tienen corriente eléctrica, tienen Internet y si tienen Internet, tienen información", subraya el Quispe.

Ahora trabaja como profesor de robótica en el colegio en que estudió en Patacamaya y, a su vez, construye 12 robots que venderá a escuelas para que los jóvenes se inspiren en sus creaciones y realicen otros productos que apunten a "solucionar los problemas de la gente".

La madre y el padre del joven, ama de casa y albañil, respectivamente, apoyan al muchacho con "lo poco que tienen", sin embargo, también esperan el apoyo económico de otras personas para que los sueños de su hijo puedan realizarse.

"Mi papá me decía que las personas que cambian el mundo no son personas que tienen conocimiento, sino personas que tienen necesidades", concluye el joven científico. (08/11/2016)

Fuente: La razon Digital