Un Colegio acepta Chanchullos y mejoran las notas de los Alumnos

La iniciativa se puso en práctica en quinto y sexto de primaria de un establecimiento de Pampahasi. Rellenan con chanchullos un muñeco que ellos fabrican.



Profesores y alumnos plantearon la utilización de un  chanchullo oculto como   un método de estudio que logró  mejorar  las calificaciones de quienes tenían notas bajas  en una escuela  de Pampahasi.
  La iniciativa, presentada por  Boris Suazo,  fue   una de las seleccionadas  en el  concurso Mi Municipio va a la Escuela, impulsado por el Programa de Apoyo a la Democracia Municipal (PADEM) y apoyado por la Cooperación Suiza en Bolivia.

Suazo explicó que el proyecto educativo denominado  Muñeclón, aplicado en la   unidad educativa Delia Gambarte, consistió en que los  padres de familia armen junto a sus hijos un muñeco. Para ello debían cortar el material necesario y costurarlo antes de armarlo; una vez cumplido este proceso, los alumnos lo rellenaron con  chanchullos, que son las trampas usadas para superar un examen por quienes no estudian.

"Así, los chanchullos  quedarán encerrados en los muñecos y los conocimientos en las cabezas de los chiquillos”, dijo Suazo. Los muñecos vienen en 12  modelos de personajes, entre ellos, un moreno, un danzante, una cholita, un kusillo y un cóndor.

Basados en  este método, el profesor de quinto de primera de esta escuela   Armando Mamani  entregó a los alumnos fichas con preguntas y respuestas en todas las áreas. "Me  ayudó bastante, los chicos empezaron a escribir las respuestas con mayor facilidad  en trozos  de telas y papel”, aseguró.
La alumna de sexto de primaria María Elena Alí, quien  tomó como un juego el rellenar el muñeco, contó que puso ayuda memorias sobre el  uso de la "b” y "v”, y  las partes de la oración. 
Mamani también introdujo a uno de los muñecos apuntes sobre las capitales de la primera, segunda y tercera sección de la provincia Murillo, a partir de las iniciales de su nombre. "De ahí es que  me acuerdo  que son Palca, Mecapaca y Achocalla”, dijo.

El maestro afirmó que con este método los niños que tenían bajas notas mejoraron sus calificaciones de 36 a 42 o 45 puntos.  La directora de la escuela, Miriam Serrano, expresó que el proyecto no es malo,  si se considera el proceso. Añadió que si se consolidara esta "técnica” como un proyecto establecido en el colegio, se podría pedir talleres para los profesores.

Consideran que es una herramienta
El pedagogo Fernando Taboada  considera que este tipo de iniciativas, como usar un muñeco en el que se depositan los chanchullos, es una herramienta más en el aprendizaje del alumno.
"Me parece  interesante, pues de algún modo el paradigma  está cambiando. En las clásicas pruebas, el alumno tenía que mirar al costado o aprender de memoria; esto  está quedando en el pasado”, dijo.
Taboada, miembro del Centro Boliviano de Investigación y Acción Educativas (CEBIAE), define a la iniciativa  Muñeclón, de la escuela Delia Gambarte, como alternativa  didáctica para reforzar el conocimiento estudiantil. "Pueden ser adecuados, el tema del  chanchullo   puede ser un tema muy antiguo, porque ahora los estudiantes   se dan otros métodos”.


Agregó que esta manera de reforzar  el conocimiento, que  algunos alumnos no logran al leer el contenido de los libros, está cambiando  paradigmas.  Para la directora, Miriam Serrano,  todo lo que está fuera de lo rutinario resulta  una motivación para los alumnos.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada